Publicidad

¿Por qué es bueno que tu hijo hable mientras juega?

Estimulación y juego
Foto: IG @bannortoys
Foto: IG @bannortoys

Hay veces en que escucho a mi hijo hablar cuando estoy haciendo otras cosas y él está en la sala jugando y mi reacción inmediata es preguntarle: ¿qué pasó?, ¿qué me decías? y en automático él me voltea a ver y sólo me dice: “estoy jugando mami, es parte de mi juego”.

 

Y es en esos momentos cuando me doy cuenta de lo increíble que es la infancia, podemos imaginar mil cosas, mil diálogos para crear un juego que puede apasionarnos y emocionarnos, porque realmente se está construyendo una historia.

 

Pero, ¿es bueno que nuestros hijos hablen tanto mientras juegan? ¡Sí! es completamente normal y muy común entre los niños de dos y cinco años. Y no sólo soy yo la que ve beneficios en mi hijo, hay estudios como el publicado en la revista Early Childhood Research Quarterly que avalan al 100% que los niños hablen durante el juego.

 

Una de las razones es que desarrollan mejor sus habilidades motrices, sobre todo cuando se encuentran en edad preescolar. Además, cuando se hablan a sí mismos o cuando construyen una historia para el juego están reflejando su pensamiento fantástico.

 

Otro punto a favor es que los niños que hablan durante el juego mejoran sus habilidades de comunicación con el mundo exterior. ¿Quieres más razones por las que es bueno que tu hijo hable y hable?

 

1. Aumenta su empatía gracias a los diferentes personajes que puede crear en el juego y la manera en cómo hace que interactúen entre ellos.

 

2. Adquiere la capacidad de autocorregirse mientras está creando una historia o el diálogo entre dos de sus muñecos. Recuerda que esta parte del juego de roles o de crear una historia la toman de lo que ven a su alrededor, de la imitación.

 

3. Mejora su capacidad de organizar y estructurar sus ideas, así como la toma de turnos.

 

4. Aumenta su creatividad e imaginación, así como mejora su resolución de conflictos.

 

5. Incrementa su vocabulario, ya que necesitará decir muchas cosas de otra manera y eso también puede obtenerlo de fijarse más en su alrededor y en las personas que están cerca de él.

 

También puede ser una buena forma de conocer sus emociones y sentimientos, ya que a través de su juego y de sus diálogos podemos darnos cuenta sobre cómo se siente, lo que piensa o lo que ve.

 

Así que la próxima vez que veamos a nuestros hijos hablar solos o mientras juegan, pongamos atención y dejémonos sorprender por todas las maravillas que tiene esta etapa de la vida.

 

Fuente: Science Daily

Revisado por Karen Zaltzman, pedagoga especializada en crianza

 

Consuelo Hernández

Mar, 08/25/2020 - 10:00
Publicidad
Publicidad
Publicidad