Publicidad

A la mujer que se enamore de mi hijo

Vida de mamá
Foto: IG @kaylaandtheclefties
Foto: IG @kaylaandtheclefties

No sé exactamente cuándo te daré esta carta.

Puede resultar un poco tonto de mi parte estar escribiendo esta carta, cuando mi hijo es un niñito pequeño que duerme a mi lado con su pijama de Paw Patrol.

 

Pero ya he escuchado y leído bastante que el tiempo pasa rápido cuando eres mamá y que en un cerrar y abrir de ojos, las pijamas de Paw Patrol se quedan cortas,

los niños dejan de dormir en la cama de su mamá y en menos de lo que crees los niños dejan de dormir en la cama de su mamá 

Y es entendible  pensar que en algún momento de su vida él te encontrará y se enamorará de ti.

En este momento él me escoge siempre a mí.

Yo soy siempre su primera elección para que le lea un libro.

Él ama la comida que yo le preparo más que cualquier otra comida.

Sólo con mis besos de buenas noches es con lo que se puede dormir.

 

Algún día, él te escogerá a ti.

Te escogerá a ti para vivir sus aventuras y para que tú lo acompañes antes de dormir.

 

Hoy yo soy su súper héroe, a mí pide que haga que deje de llover o que vuelva a pegar la galleta que partió en dos.

Pero un día tú serás su heroína, la que lo haga sentir bien cuando se sienta triste o enfermo.

En este momento, su hogar es donde me encuentre a mí.

Pero un día, él estará en casa donde tú te encuentres.Y todo esto está bien. Es maravilloso, de hecho.

 

Quiero que sepas que si lo tratas bien y lo haces feliz, te amaré sin importar nada.

 Y la verdad es que aunque en ese momento yo lo tenga que compartir contigo, siempre seguirá siendo mío. Mientras tanto en este momento yo me pondré a disfrutar sus besos, ocurrencias y abrazos.

 

A ti, la persona que se ha enamorado de mi hijo,

prometo enamorarme yo también de ti. 

Hacerte sentir siempre bienvenida

Porque solo la persona que ama a mi hijo entenderá lo que hay detrás de esos brillantes ojos como yo lo hago.

 

Sandy Bleiberg

Mié, 10/14/2020 - 11:15
Publicidad
Publicidad
Publicidad