Publicidad

Da igual cuanto hayas deseado ser madre, habrá momentos en que sientas la urgente necesidad de llorar

Vida de mamá
Foto IG: charlieandmarlow
Foto IG: charlieandmarlow

Da igual cuánto hayas deseado ser madre, habrá momentos en que sientas la urgente necesidad de llorar.

- Porque no sabías que dormirías tan poco.

- Porque no sabías que te iba a costar tanto dar el pecho. 

- Porque no sabías que tras el parto te sentirías tan sola.

- Porque no sabías que dudarías de tu capacidad como madre.

- Porque no sabías que tu bebé lloraría tanto y sin saber porqué. 

- Porque no sabías que tu bebé dormiría tan poco que se pasaría el día en la teta.

- Porque no sabías que todo el mundo necesita decirte que sabe más que tú. 

- Porque no sabías que duele tanto verlo con fiebre. 

- Porque no sabías que cada persona te daría un consejo distinto.

- Porque no sabías que hay días que la paciencia para hacer crianza respetuosa desaparece. 

- Porque no sabías que no conseguirías llegar a todo. 

- Porque no sabías que te criticarían por no trabajar y dedicarte a criar. 

- Porque no sabías que te criticarían por volver a trabajar fuera de casa y no dedicarte a criar.

- Porque no sabías que entre madres, el respeto lo pedimos a gritos porque a veces no existe.

Por tantas cosas habrá momentos que quieras llorar, y debes hacerlo. Llorar desahoga, quita el peso de algo que cada día vamos haciendo más grande, la culpa, la tristeza, llorar libera. 

Es como la calma tras la tormenta. Hazlo si quieres en secreto, en una habitación, en el baño, en la ducha... pero hazlo si lo necesitas. Verás que tras soltarlo el mundo parece recobrar algo de sentido, y nosotras algo de fuerza.

La crianza es maravillosa, ser madre es algo mágico, pero no somos superhéroes, a veces hay momentos malos, reconocerlo para superarlo es necesario, y saber que todas pasamos por ello es algo importante. 

 

Texto de Baby Lactancia

Silvia Ruiz

June 13
Publicidad
Publicidad
Publicidad