Publicidad

Y entonces Dios creó a los papás

Vida de papá
Foto: IG @sheridaningalls
Foto: IG @sheridaningalls

Un día, Dios volteó a ver a las mamás y vió que era tan buenas, que decidió crear a los papás. Porque en esa inmensidad supo que una pieza faltaba, era muy buena pero estaba incompleta.

 

Faltaba una parte para que pudiera criar a su hijo, alguien que lo amara y lo protegiera junto a ella.

 

Así que Dios creó a los papás.

 

  • Para que nos acompañaran después de dormir a los niños a estar en el sillón, viendo alguna serie y hacernos cariñitos.

 

  • Para ser los buenos cuando nosotras somos las malas, y para ser los malos cuando nosotras somos las buenas.

 

  • Para que tuvieran su momento al bañar a los niños, lavarles los dientes y leerles un cuento por las noches.

 

  • Para que les enseñaran  sobre deportes, música y esas pasiones de las que ellos se sienten orgullosos y quieren transmitir.

 

  • Para peinar a sus hijas, bailar con ellas y darles un beso antes de irse a trabajar.

 

  • Para acompañarnos en la mitad de la noche mientras estamos amamantando, aunque después se queden dormidos.

 

  • Para decirnos cuánto nos aman, besarnos y abrazarnos todos los días y cuando más cansadas estamos.

 

  • Para ser el equilibrio cuando nosotras pensamos de más todo, ellos siempre ven las cosas más objetivas y menos emocionales.

 

  • Para enseñar modales, a ser responsables, buenos y a cuidar el planeta.

 

Dios creó a los papás, para llenarnos de chistes, buenos y malos, para que un mal día siempre se sienta liviano a su lado.

 

  • Para tener con quien juntar los pedazos cuando sentimos que todo está derrumbado, para saber que no importa lo que pase, nuestros hijos siempre los tendrán.

 

 

Y para enseñarles, que el amor también viene en otras formas, como el que sólo un papá sabe dar... Por eso, Dios creó a los papás.

 

 

Texto inspirado en Casey Huff para Her View From Home.

Publicidad

Silvia Ruiz

Noviembre 9, 2018
Publicidad
Publicidad
Publicidad