Publicidad

Por qué es importante que un niño crezca cerca de sus primos

Toddler
Foto: IG @purllamb
Foto: IG @purllamb

La relación entre primos es única. Son vínculos especiales e increíbles. Relaciones para toda la vida. Los primos son compañeros de vida desde la infancia, le dan una perspectiva diferente a las experiencias del día a día y ofrecen muchos regalos a nuestros niños.

 

El tiempo que nuestros niños pasan con sus primos es muy importante para ellos. Con sus primos, los niños crecen, se divierten, pasan tiempo en familia y se vuelven más independientes.

 

Definitivamente pasar tiempo con sus primos le da muchos beneficios a un niño.

 

A continuación, 10 razones por las que es importante que un niño crezca cerca de sus primos:

 

  1. Los primos son como hermanos, entre ellos hay un cariño único. Con ellos, los niños tienen otros compañeros de juego, de risa, de llanto y de aventuras. Es tan increíble y especial pasar tiempo con los primos, porque también hay tiempo separados y a la vez no son hermanos…

 

  1. Los primos son los primeros amigos. Si los primos son cercanos en edad, vivirán cada etapa de la vida juntos. Comenzarán a caminar juntos, podrán estar juntos en el salón de clases, irán a muchas fiestas de cumpleaños juntos… En fin, crecerán juntos y tendrán un confidente y compañero de aventuras. Juntos negociarán por ver una hora más de televisión, comer una rebanada más de pastel o quedarse despiertos otro rato.

 

  1. Los primos enseñan habilidades sociales unos a los otros. Al jugar con los primos, los niños aprenden a compartir, a ceder, a tomar turnos y a resolver problemas de manera independiente. Además, aprenden a convivir y relacionarse con niñas y niños, ya sean mayores o menores.

 

  1. Los primos ayudan a comprender lo que vive y ha vivido la familia. Con ellos, los niños aprenden la historia familiar. Juntos entienden la complejidad y lo valioso de la familia. Es un apoyo incondicional que solamente la familia puede dar.

 

  1. El “tiempo de primos” es muy divertido. Las oportunidades de juego son infinitas. ¡Nada es más divertido que jugar lo mismo día tras día por lo divertido que fue la primera vez!

 

  1. Por los primos, las comidas familiares y las vacaciones son más divertidas. Con un primo a lado, un niño siempre tendrá un compañero y nunca se sentirá solo.  Con un primo, una visita al parque o al supermercado puede ser un paseo muy divertido.

 

  1. Los primos mayores son un ejemplo a seguir para los menores. Al cuidarlos y estar con ellos, ellos son responsables e intentarán ser el mejor ejemplo. Para todos los primos, es una oportunidad para crecer y ser más independientes, además de ser un momento para aprender nuevas habilidades. Juntos pueden aprender a amarrar agujetas, a jugar fútbol y a contar cuentos.

 

  1. Los niños viven muchas “primeras veces” con sus primos. La primera vez que duermen fuera de casa, la primera vez que se suben a un juego en la feria, la primera travesura… Aparte, con los primos se comparten sueños y miedos, que nada más queda entre ellos.

 

  1. Los recuerdos que formen juntos serán para siempre. Tantos juegos, tantas reuniones, tantos chistes… Estos recuerdos no se forman solamente en ocasiones especiales, sino en todos los momentos cotidianos que comparten.

 

  1. Es un vínculo que no se puede reemplazar. Es una relación increíble que únicamente ocurre entre pequeños que crecen juntos y comparten tantas vivencias y recuerdos.

 

 

Por todo esto y más es muy importante que nuestros pequeños pasen tiempo con sus primos. Aunque los momentos del día a día parezcan simples y aburridos, para nuestros niños, estos momentos son de diversión, aprendizaje y formación de relaciones que los marcarán por siempre.

Sara Bromberg

Sáb, 06/23/2018 - 08:26
Publicidad
Publicidad
Publicidad