Publicidad

¿Por qué mi hijo no responde a su nombre?

Preescolares
Foto: IG @th3littlestavenger
Foto: IG @th3littlestavenger

Cuando nacen nuestros bebés, nos hacemos muchas expectativas acerca de cómo será, cómo se comportará y a quién se parecerá. Estamos muy al pendiente, siempre, de su desarrollo tanto motriz como de lenguaje, que ambos estén en tiempo como las tablas del desarrollo lo indican.

 

 Pero, ¿qué sucede cuando nuestro niño llega a los 2 años y nos percatamos que, en ocasiones, no voltea o no responde a su nombre? Esto puede ser por diferentes razones. Lo primero que se debe hacer es verificar que nuestro hijo esté escuchando. Generalmente, cuando los bebés nacen se les realiza pruebas auditivas en el hospital, sin embargo, en ocasiones, estas no se llevan a cabo y es por esto que a través de métodos informales podemos descartar si nuestro hijo tiene algún inconveniente auditivo.

 

Una vez que la audición quede descartada, tenemos que verificar otros aspectos; Si nuestro pequeño presenta contacto visual. ¿A qué nos referimos con esto? a la capacidad que tienen las personas para mantener la mirada viendo a otra persona u objeto durante un tiempo mínimo. Pero quiero hacer hincapié que todas las personas en algún momento nos distraemos y no fijamos la mirada en alguien o en algo, y no por eso quiere decir que nuestro contacto visual es pobre. Volviendo al punto sobre el contacto visual, es cuando en más de una ocasión le hablamos a nuestros hijos y no nos voltean a ver o no muestran interés alguno en lo que se le muestra o pide. Si después de varios intentos nos percatamos  que nuestro hijo no lo mantiene (contacto visual), este es un indicador de que podría haber algún inconveniente neurológico y sería necesario acudir a un especialista para una valoración más profunda.

 

Otro factor a tomar en cuenta, es el lenguaje receptivo. ¿Qué es el lenguaje receptivo? Para que la comunicación en nuestros hijos se dé, primero se desarrolla el lenguaje receptivo. Este es como recibimos la información y en base a ésta cuáles son nuestras respuestas. Por ejemplo, cuando le decimos a nuestros niños, tócate la cabeza y lo lleva a cabo, o cuando le decimos, trae el plato azul que está en la cocina y lo realiza de manera adecuada. si nuestro pequeño no responde a su nombre, también podría ser debido a que su lenguaje receptivo presenta ciertos inconvenientes que no le permite que su desarrollo sea como se espera.

 

Por Dalit Ozover https://www.instagram.com/ayudando_a_comunicar/

 

Colaboradora

April 10
Publicidad
Publicidad
Publicidad