Publicidad

5 cosas que me ayudaron en mi lactancia

Embarazo
Foto: IG @Lu_mulloy
Foto: IG @Lu_mulloy

Una de las cosas que nadie te dice cuando vas a ser mamá es que la lactancia te va a costar tanto trabajo. No, no fui la excepción y sí estoy segura que es un número muy reducido de mamás a las que se les da de manera fluída y sin baches. 

 

Vas a luchar por lograr un buen agarre, una buena postura para ti, una buena transferencia de leche, es muy probable que se inflamen los pechos e incluso que llegues a sufrir de alguna congestión por un ducto tapado. 

 

La primera  y más importante recomendación que puedo darte es que te apoyes en una asesora de lactancia certificada y desahogues con ella todas tus dudas, creeme que el 90% de lo que te pasa es normal y nos pasa a todas. 

 

Sin embargo, en este viaje de establecer una lactancia exitosa he encontrado algunos artículos que me han hecho la vida mucho más sencilla, te los dejo aquí abajo. 

 

Colectores de leche materna: 

 

Yo sé que parece que nunca te va a salir suficiente leche pero tranquila, una vez que bajé, no va a parar nunca, así que estas conchas recolectoras te funcionan perfectamente para recolectar lo que vas tirando durante el día, las colocas dentro del top y si sigues un buen procedimientos puedes comenzar tu banco de leche de poquito en poquito. Encuéntralo en Amazón aquí

 

Ahora, en este paquete viene también un recolector de leche materna, si no tienes una producción tan abundante durante el día como para llenar las conchas, seguramente mientras tu bebé come de un pecho, saldrá leche del otro, a esto se le conoce como reflejo de eyección y puedes utilizar este colector para no desperdiciarla. 

 

Lanolina para pezones: 

Los primeros días son cruciales para el establecimiento de tu lactancia y algo que nadie te dice es que te va a doler, te va a arder y en lo que te acostumbras sentirás que tienes los pezones al rojo vivo. Tranquila, no te pasa solo a ti y no es tan dramático como se escucha pero a mi me salvó la vida ponerme lanolina después de cada toma y dejar el pecho al aire, si buscas una lanolina pura, como ésta de Medela, no debes limpiarla entre tomas y es completamente seguro que tu bebé coma aun cuando la tienes puesta. Encuéntralo en Amazon aquí 

 

Top de Lactancia *CÓMODO*

Aunque parezca que toda la ropa de lactancia es super cómoda NO ES CIERTO, imagina que tienes la piel irritada por la saliva de tu bebé, están hinchados y sensibles tus pechos por la bajada de la leche y aun así debes soportar telas rasposas encima de ti, así que por favor, asegúrate de que los tops de lactancia que tengas no sólo sean prácticos sino que estén hechos de materiales suaves al tacto para que no te molesten. Yo me compré estos y los amo. Encuéntralo en Amazon aquí 

 

Pijama calientita con botones: 

Las primeras dos semanas de lactancia me resfrié. No contaba con que esto de la libre demanda efectivamente es muy demandante y si quieres tener un par de horas de sueño libres durante la noche prácticamente debes dormir con el pecho desnudo; es por eso que te sugiero que compres una pijama calientita que tenga botones enfrente para que mantengas la espalda cubierta y caliente mientras amamantas en el frío de la noche. Encuéntralo en Amazon aquí

 

Un buen extractor: 

Una vez que ya estableciste tu lactancia, esto sucede entre las primeras 4 a 6 semanas, y tienes planeado regresar a trabajar te sugiero que inviertas en un buen extractor, si bien no necesitas tener 100 bolsas congeladas, si necesitas al menos tener las tomas completas de un día mientras no estás. Yo tengo el Medela Freestyle Flex, un extractor doble eléctrico de circuito cerrado y me ha parecido maravilloso, porque además de ser portátil portátil y súper teconólogico (Lo puedes conectar a una app vía bluetooth para llevar el seguimiento de tus tomas) Te permite tener las manos libres mientras estás trabajando o incluso cuidando a tu bebé. Encuéntralo en Amazon aquí

 

Otra de las cosas que he aprendido es que la lactancia exitosa depende exclusivamente de la paciencia que tengas contigo misma y con tu bebé. Ten confianza en que tu cuerpo es increíble y pronto estos pequeños baches quedarán solo en un recuerdo. 

Por Rosaly Pimentel

Colaboradora

April 10
Publicidad
Publicidad
Publicidad