Publicidad

¡Dale experiencias a tus hijos en lugar de juguetes! Los hace más inteligentes emocionalmente

Criando con consciencia
Foto: IG @chasingthesummerfields
Foto: IG @chasingthesummerfields

Llenar de juguetes a nuestros hijos, sin importar la razón, puede ser no tan bueno como parece.

 

Tal vez veamos su cara de sorpresa al instante porque lo deseaba con todas sus fuerzas, pero después de unos días nos damos cuenta que la emoción pasó más rápido de lo que tardamos en conseguir el “bendito” juguete.

 

Cuando les damos a los niños juguetes a “manos llenas”, lo único que estamos fomentando es que jueguen menos y sean menos felices. Incluso, un estudio de Claire Lerner, investigadora de desarrollo infantil, indica que todos esos juguetes sólo abruman y distraen la atención de nuestros Naranxitos (así les decimos de cariño a los niños de la tribu Naran Xadul).

 

Entonces, ¿Cómo podemos hacer felices a nuestros Naranxitos?... ¡Démosles experiencias! No sólo estarán más contentos, sino que serán más generosos e inteligentes emocionalmente.

 

Una investigación de la Universidad de Oxford revela que cuando los padres pasamos más tiempo con nuestros hijos, ya sea yendo de paseo o creando experiencias en casa, ellos tienen un buen desempeño en la escuela, así como un mejor desarrollo emocional y social.

 

Con las experiencias estrechamos los vínculos entre nuestros hijos y nosotros; además, nuestra convivencia familiar se hace más fuerte, porque las emociones que se generan cuando hacemos algo juntos (diferente a la rutina) son más intensas.

 

Otro punto a favor es que también les ayuda a tener una mayor concentración e inteligencia, porque las experiencias requieren que usemos todas nuestras habilidades motrices, de lenguaje y sociales; es decir, se experimenta una mayor estimulación de las capacidades de los niños, según un estudio publicado en el Journal of Consumer Research.

 

Por ejemplo, un juguete generará una gran emoción la primera vez y después puede jugar con él de vez en cuando; en cambio, las experiencias brindan un abanico más amplio de emociones, que van desde felicidad, emoción, tranquilidad hasta el temor o ansiedad de hacer algo desconocido.

 

Experiencias aumentan la gratitud

 

Una investigación de la Universidad de Cornel destaca que las experiencias aumentan la gratitud, la generosidad y la felicidad.

 

“Se tiene la idea errónea de que la experiencia se vivirá y desaparecerá cuando termine, en comparación con el objeto que se tiene presente todos el tiempo, pero no es así. En realidad, el recuerdo de la experiencia se quedará muchos años, así como la felicidad que generó en su momento”, señalan los autores de la investigación.

 

Además, los investigadores aseguran que las personas, niños y adultos, sienten más gratitud por lo que han hecho que por lo que tienen, lo cual genera un comportamiento más generoso hacia los demás.

 

Más beneficios de dar menos juguetes

  • Aumenta la creatividad y la imaginación 
  • Se incrementa la concentración
  • Existe una mayor interacción entre los niños y las personas que están a su alrededor
  • Logran una mayor resolución de problemas
  • Existe una mayor oportunidad para explorar su entorno, la naturaleza

 

Cualquier momento es bueno para vivir una experiencia increíble con nuestros hijos, no importa el lugar, lo importante es el momento que creamos juntos. ¡Hagámoslo todos los días!

 

Revisado Karen Zaltzman, mamá de 3 niñas.  Cuenta con estudios de licenciatura y maestría en pedagogía. Asesora de crianza certificada por Parent Coach Institute y se mantiene actualizada permanentemente con cursos y diplomados en México y el extranjero. Contacta a Karen para asesorías y consultas en @karen_zaltzman 

Consuelo Hernández

Abril 22
Publicidad
Publicidad
Publicidad