Publicidad

Cómo sobrevivir a los viajes de trabajo de tu pareja sin volverte loca en el intento

Consejos
Foto IG: lu_mulloy
Foto IG: lu_mulloy

Convertirte en mamá y encargarte de la crianza de tus hijos no es nada fácil, tu pareja y tú se convierten en un equipo para afrontar todos los retos que se presentan, desde el más sencillo como pasar a comprar algo a la tienda como para cambiar los pañales a altas horas de la noche.

 

Sin embargo, cuando por alguna razón él tiene que viajar, tal vez en un inicio te acoplas y te organizas para sobrevivir esos días sin morir en el intento, pero… cuando esos días se convierten en semanas o los viajes son más frecuentes, entonces ahí es cuando valoras realmente su compañía.

 

Después de varios viajes empiezas a darte cuenta que te conviertes en una “muerte viviente”, simplemente estás agotada porque no “paras” en todo el día: levántate temprano, prepara el desayuno, comida y cena, recoge la casa, llévalos a la escuela, juega con ellos, haz la tarea, sé el réferi de peleas entre hermanos o aguanta todos los berrinches que haya en un solo día…¡Uff! sólo de recordar, te cansas otra vez.

 

Criar niños prácticamente sola te deja muchas experiencias, buenas y malas, pero antes de que explotes, es necesario que encuentres la forma de mantener la cordura lo más que puedas como:

 

1. Darte cinco minutos para respirar.

Sí, tal vez es muy difícil en esta situación, pero sólo necesitas cinco minutos para hacer algo que realmente te gusta. La idea es que mantengas esa felicidad, pues recuerda “mamá feliz, niños felices”. Tómate dos minutos para prepararte un rico café y tomarlo con calma mientras los niños están en el kínder.

 

2. Aprovecha cada minuto que tengas para descansar y dormir.

Cuando el esposo no está en casa, seguramente aprovechas para dormir más tarde de lo acostumbrado, ver tus series favoritas sin tener que encontrar algo para ver juntos; pero, si te desvelas, toma en cuenta que al otro día estarás más cansada, batallando con los pequeños.

 

3. Organízate y delega.

No eres una superheroína que lo puede hacer todo y lucir bellísima en todo momento. Lo mejor es que organices por prioridades, atiendas las necesidades de tus hijos y lo que no de tiempo de hacer, déjalo para el otro día.

 

4. Tu casa no se “caerá por sucia”.

A veces te preocupa que tu casa esté desordenada como si pareciera la escena de Avengers cuando derrotan a Tanos, pero a tus hijos no les interesa si está impecable o no, al contrario, ellos pondrán su granito de arena para que no sea así. Mejor disfruta con ellos ese tiempo de juego, y después juntos recojan un poco.

 

5. Mantén la rutina normal de tus hijos.

Así ellos no sentirán tan “pesada” la ausencia de papá y estarán más tranquilos.

 

6. Hagan llamadas para mantener la cercanía.

Antes de dormir puedes llamar a tu pareja a través de FaceTime o las llamadas de video por WhatsApp, es decir, usen la tecnología para verse y mantenerse en contacto.

 

 

Al final del viaje de tu esposo, es una gran idea que vayan a descansar un fin de semana a algún lugar, así todos se integran nuevamente, tú descansas y tu marido estará feliz de verlos otra vez, sin mal humor o estrés.

Consuelo Hernández

Julio 21, 2019
Publicidad
Publicidad
Publicidad