Publicidad

Papá es contención, necesario en la crianza 

Vida de papá
Foto: IG @fifo_dad
Foto: IG @fifo_dad

Siempre hablamos del amor de mamá pero, ¿qué hay de papá?

 

Él también es una figura importante en la crianza de los niños y su amor es igual de fuerte e intenso. 

 

Cuando estaba en el posparto, muchas veces me preguntaba si mi hija notaba lo que hacía papá, a veces sentía que podía estar sola y la situación sería exactamente igual, pero lo cierto es que cada que él la cargaba, la bañaba y la arrullaba, sabía que mi hija estaba sintiendo todo el amor de papá. 

 

Tal vez los primeros años a nosotras como mamás nos toca contener más a nuestros hijos, estamos conectados hasta los 3 años, pero una vez que dejan de ser bebés, es impresionante cómo empiezan a crear una relación tan estrecha, íntima y cercana con papá. 

 

Es como si mamá fuera la encargada de proveer durante los primeros años de vida para que papá los aviente al vuelo y pone a prueba esa seguridad que construimos desde el inicio. 

 

Papá es contención, es quien llega con los brazos más fuertes a levantar muros y mundos hechos pedazos para construir nuevas murallas. 

 

Es quien te pasa el pegamento para que vuelvas a reconstruir tu corazón hecho pedazos, ya sea por tu primer amor, la muerte de tu mascota o tu primera derrota en el fútbol. 

 

Es el que hace miles de negociaciones con mamá para ti...

 

Luego, con el mundo entero para formarte un camino recto directo a tus sueños y metas, con muchas lecciones que él mismo te enseñará. 

 

Papá es la muestra de amor justo, el que llega en los momentos donde más se necesita. Es quien nos enseña cómo queremos ser amadas y cuidadas en un futuro, y quien enseña a los niños a ser respetuosos y responsables. 

 

Es quien te enseña a abrazar la vida con tenacidad, a ser un roble cuando hay dificultades que atravesar, quien te sostiene cuando no sabes qué habrá al final del túnel y quien te da palabras para sanar, para pensar y para creer. 

 

Los papás se desviven por hacer felices a sus hijos, son los que patean el balón para jugar en medio de la sala sin importar que mamá se enoje, son los que dan chocolates a escondidas y juegan luchitas hasta llorar de la risa. 

 

Papá es quien complementa los colores de la vida, y por eso siempre estaré agradecida de haber escogido a mi papá.

 

Pero sobretodo de haber elegido a un buen hombre para mi hija. 

 

Silvia Ruiz

Julio 24
Publicidad
Publicidad
Publicidad