Publicidad

A mi familia que no ha estado presente: me siento triste 

Vida de mamá
Foto IG: thefrenchfolk
Foto IG: thefrenchfolk

Esta pandemia nos ha alejado a todos, ya no hay visitas los domingos, ni paseos por el parque, y mi familia que tanto esperaba para que conocieran a mi bebé, nunca llegó.  

 

Aunque muchos amigos han estado presentes en videollamadas, mensajes y me piden fotos, mi familia directa no lo ha hecho y eso me hace sentir muy triste. 

 

Les he mandado fotos de las aventuras de mi hija mayor y cómo abraza a su nuevo hermanito, y no he recibido respuesta de su lado, les he llamado para platicar y no duramos más de 2 minutos. 

 

La realidad es que el posparto es solitario, y cuando los tuyos no están cerca, podemos sentir que literal nadie nos sostiene más que las 2 personas que viven aquí, y aunque soy muy afortunada por tenerlos, a veces quisiera sentir a mi tribu, escuchar los consejos de mi abuela, tener a mi mamá aquí cerca, ponerme a bordar con mi tía y ver cómo mis primas se pasan a mi bebé de brazo en brazo. 

 

A veces pienso que todo sería más fácil si me hubiera quedado en mi ciudad natal y me lleno de culpa, después hago berrinche porque nada le cuesta a mi familia venir y pasar momentos asombrosos con mis hijos y no lo hacen. 

 

Y aunque todos los días pienso que ya no soy una niña, que yo estoy a cargo de mis emociones y de prender la fogata de mi hogar con mi propio fuego, entro en la espiral de juicios, depresión y berrinches, y eso no se siente nada bien. 

 

Tener a la familia lejos es difícil, pero cuando no responden, no llaman y no preguntan ni por ti ni por tus hijos, es desgarrador. Incluso cuando mandas fotos al chat familiar y tu tío responde con una cadena de WhatsApp, te hace sentir invisible. 

 

Sé que muchas estamos pasando por momentos de soledad, que estamos teniendo bebés en esta pandemia y no hemos recibido visitas, que hay amigos y familia que adoramos que aún no conocen a nuestros bebés. 

 

Y yo no sé si el confinamiento ya se nos metió hasta el cerebro en donde estamos también alejados emocionalmente de los demás, o sólo estamos tratando de sobrevivir y no nos da la cabeza para preguntarle a los demás cómo están. 

 

Pueden ser ambas, pero también sé que un “hola, ¿cómo estás?”, “te pienso”, “Sé que no he estado presente pero te extraño y espero que estés bien”, puede hacerle el día a cualquier persona, y a nosotras como mamás, más. 

 

Si eres una hermana, hija, cuñada, tía, prima, amiga, escríbele a tu familia, contesta a tus amigas, no dejemos que el ghosting que tanto nos enojaba de los ‘dates’, se vuelva parte del día a día en todas las relaciones. 

 

Porque aunque no estemos cerquita físicamente, podemos hacernos presentes de muchas formas, mandando memes, haciendo videollamadas, contestando. 

 

Y a ti que estás pasando por lo mismo, te entiendo y te abrazo inmensamente.

 

Silvia Ruiz

May 14
Publicidad
Publicidad
Publicidad