Publicidad

Lo mejor que nuestros hijos pueden aprender esta cuarentena es a ser independientes 

Vida de mamá
Foto IG: dicolaaa
Foto IG: dicolaaa

Hay algo muy bonito que está sucediendo en las casas en estos momentos, tal vez no nos hemos hecho conscientes de ello, tal vez no le hemos puesto más atención, pero estoy segura que muchas lo estamos viviendo. 

 

Los niños están aprendiendo a hacer las cosas solitos, están siendo más independientes y saben hacer cosas nuevas que jamás imaginamos que podían. 

 

Puede ser desde lavar los trastes, tender su cama o abrocharse los zapatos. No es que a estas alturas ya estén listos para valerse por sí solos, pero esas cosas a las que antes sólo les dedicábamos el fin de semana, hoy son rutinas de todos los días que sin duda tendrán efectos positivos en un futuro. 

 

A mi hija de 3 años, por ejemplo, ponerse y quitarse la ropa era algo que le costaba mucho trabajo. La prisa de las mañanas nunca nos permitía esperar a que ella sola lo hiciera y hoy lo hace todos los días, a su ritmo y cada día es mucho más rápida. 

 

He tenido que desapegarme de muchas, muchísimas manías mías -como dejar que se siente en la regadera- para que pueda hacerlo solita. He tenido que aceptar mi rol en segundo plano y sólo observar mientras se baña, se cambia o lava su plato en el que comió.  

 

He tenido que soltar mis ansias de perfeccionismo y mi frustración por la ventana, para que ella lo logre a su ritmo, porque lo mejor que puedo hacer por ella hoy es enseñarle lo que tendrá que hacer sola algún día. 

 

Y es muy sencillo, ellos tienen sus propios procesos, sólo hay que dejarlos desarrollarse libremente, sin hacer todo el trabajo por ellos.

 

Tengo que confesarles que hoy, después de 40 días, hay momentos en los que extraño a mi bebé a la que tenía que hacerle todo, y a la vez me siento tan feliz de verla logrando cosas que antes ni siquiera sabía que le hacían falta aprender. 

 

Antes quería llenarla de actividades y juegos con horarios estrictos, y hoy, le pongo las cosas a la mano y la veo jugando sola, inventando historias, diálogos con sus juguetes, disfrazándose y usando lo que tiene a la mano para crear océanos y montañas de nieve. 

 

Los niños ahorita están aprendiendo a hacer tareas por sí mismos mientras nosotras debemos animarlos e impulsarlos, están aprendiendo a ser libres, creativos, a entender sus ritmos y límites, así como de responsabilidades compartidas. 

 

Y eso me llena el corazón de orgullo, porque en estos tiempos tan difíciles, también podemos ver el progreso que hemos tenido durante el encierro, podemos ver que en casa hay mucho que aprender y a todos nos toca una lección de vida.

 

Silvia Ruiz

April 22
Publicidad
Publicidad
Publicidad