Publicidad

El tipo de infancia que tienes afecta tu vida amorosa

Vida de mamá
Foto IG: fifo_dad
Foto IG: fifo_dad

Es más probable que las dificultades que enfrenten tus hijos cuando tengan una pareja estén muy ligadas a lo que vivieron en su infancia. 

 

Si los niños tienen una relación sana con nosotros, en donde estamos presentes, cariñosos y amorosos, es más probable que busquen esas características en sus futuras parejas, pues nosotros somos los que construimos su sistema de creencias sobre el amor, lo que les ayudará a buscar relaciones sanas o todo lo contrario, en su vida adulta. 

 

Esto no significa que las mujeres siempre van a buscar a alguien igual que papá, o que los niños buscarán a mamá con sus futuras parejas, muchas veces sucede de forma inconsciente porque siguen trabajando con las situaciones difíciles que vivieron en la infancia y las llevan a su vida adulta, buscando reparar vacíos con la esperanza de que todo será diferente. En algunas ocasiones, pasa lo contrario, buscan parejas completamente distintas. 

 

Otra gran lección acerca del amor que se aprende todos los días es la relación de papá y mamá.

 

Todas las relaciones de afecto funcionan como un ejemplo, principalmente la de mamá y papá, pero también la forma en la que se trata al resto de la familia. Todas las relaciones amorosas cercanas son muy importantes, ya que los vínculos que puedan desarrollar será gracias a todo lo que observaron durante la infancia. 

 

La forma cómo papá trata a mamá, a la abuela y los demás les dará la pauta de lo que pueden aceptar y lo que es normal acerca del amor. Y esto es una gran responsabilidad, porque si queremos que nuestros hijos se sientan seguros de sí mismos, que no terminen con un corazón roto, que sepan alejarse de situaciones con las que no están de acuerdo o no se sienten felices, será en gran parte gracias a lo que ven en casa.

 

¿Tus hijos están viendo en casa peleas constantes, faltas de respeto, gritos, humillaciones, falta de empatía? O ven a una mamá y un papá que son un equipo, que discuten de una forma sana, saben resolver sus conflictos, que discuten pero llegan a acuerdos y que a pesar de los malos momentos siempre hay amor.

 

Las peleas no se pueden evitar, pero es importante aprender resolver los conflictos. Las discusiones son sanas, para todos, porque te enseñan que cuando hay puntos de vista distintos, se puede llegar siempre a acuerdos y negociaciones, esto es parte de cualquier relación.  

 

Por otro lado, cuando hay violencia, gritos e insultos, solo le estás enseñando que está bien permitir eso. 

 

Una forma de evitar que tus hijos tengan malas experiencias con sus relaciones, es cuidando primero la tuya, separándote si el ejemplo no es sano y tratando siempre con respeto a papá.

 

Información verificada por Karen Zaltzman, Pedagoga certificada en Crianza Consciente. 

Fuente: Shirani M. Pathak, Psicoterapeuta del Centro de Relaciones de Silicon Valley. 

Silvia Ruiz

March 12
Publicidad
Publicidad
Publicidad