Destetar no es romper vínculos, es afianzarlos

Vida de mamá
Foto: Andrea Jaime
Foto: Andrea Jaime

Destetar no es romper vínculos, es afianzarlos, utilizando la sabiduría de madre para reemplazar con juegos, besos y caricias lo que regalaba con su cuerpo y su ser. 

Destetar es haber crecido y madurado juntos, es haber creado un ser que creíste tuyo, pero que muy dentro sabías que sería independiente, auténtico, único. 

Destetar es risa y es llanto, sentimientos profundamente encontrados, dulces mares y pasteles salados. 

Destetar es observar, respirar, dar un paso hacia atrás y respetar. Es permitir, enseñar, guiar. 

Destetar, al igual que amamantar, es amar. Amar intensa y apasionadamente, es entrega desmesurada. 

Son noches en vela, angustias y culpas al por mayor. También son satisfacciones, orgullo e ilusión. 

Destetar es hacernos conscientes del tiempo y de lo rápido que corre, del rumbo que toma y la forma que adquiere. 

Destetar es vida, vida que fluye, vida que pasa, vida vivida.

Andrea Jaime

Mar, 06/02/2020 - 12:34