Publicidad

Cuando digas “no voy a poder”, detente 

Vida de mamá
Foto IG: jennvercammen
Foto IG: jennvercammen

Cuando digas, “no voy a poder”, detente y voltea a ver a tu hijo. 

 

Tu cuerpo creó cada una de sus células durante 9 meses, solito, sin pedirte permiso ni instrucciones de cómo hacerlo. 

 

Tu cuerpo produjo la leche que tu bebé necesitó y se sincronizaron como por arte de magia durante la lactancia, sí, tal vez tuviste que hacer algunas cosas con un poco de esfuerzo, pero tu cuerpo supo exactamente lo que debía hacer. 

 

Cada que sientas que no vas a poder, detente y da un paso atrás, porque eres más fuerte de lo que crees, y cada nuevo reto sólo te está demostrando todas las posibilidades de lo que eres capaz de hacer.

 

¿Recuerdas cuando sentías que dejarlo en su primer día de clases iba a ser lo peor del mundo y aún así con el corazón apachurrado le transmitiste la seguridad que necesitaba? 

 

¿Te acuerdas cuando sentías que regresar a trabajar sería una tarea imposible y lograste acomodarte con el paso de los días? 

 

¿Recuerdas lo mucho que te asustaban los berrinches o dejar el pañal, pero cuando llegó el momento pudiste manejarlo todo?

 

¿Y qué tal cuando pensaste que el parto sería lo peor y pudiste fluir durante todo el proceso? 

 

Muchas veces nos sentimos completamente desarmadas ante la vida, pero cuando logramos voltear y ver a nuestros hijos, nuestra creación, la vida nos está mostrando de lo que somos capaces. 

 

Solo es cuestión de dejar los juicios, de ser tan dura contigo misma, de confiar y hacer todo lo necesario. Porque tú puedes, siempre.

 

Silvia Ruiz

Febrero 22
Publicidad
Publicidad
Publicidad