Publicidad

6 consejos de mamá experta a mamá primeriza (desde el día uno)

Vida de mamá
6 consejos de mamá experta a mamá primeriza (desde el día uno)
6 consejos de mamá experta a mamá primeriza (desde el día uno)

No soy para nada una mamá experta, pero ya llevo 6 años en este viaje, te comparto los7 consejos que más me sirvieron cuando era primeriza con mi recién nacido. Algunos seguro los has escuchado mil veces, otros podrán parecerte extraños, pero créeme, funcionan.

1. Duerme cuando el bebé duerma…. o no, pero duerme
Dormir cuando el bebé duerma puede parecer muy fácil en teoría, pero la realidad es que la vida se atraviesa, los pendientes de la casa, tu necesidad de convivir con adultos, el trabajo. De cualquier forma, para recuperarte mejor es importante que descanses, tu cuerpo acaba de someterse a un gran esfuerzo al dar a luz y si estás amamantando a tu bebé, la producción de leche es un proceso que requiere un montón de energía por parte de la mamá. Si te preguntas cómo le vas a hacer, lee el siguiente punto.

2. Pide (y acepta) ayuda 
Nadie está esperando que puedas hacerlo todo o que sepas hacerlo todo. Pide ayuda, deja que el papá de tu bebé se involucre y desde el inicio ejerza una paternidad activa y acepta todo aquello que te haga la vida más sencilla. Si tu mamá, alguna amiga o familiar se ofrecen a ayudar, acéptalo y guíalos en qué tipo de ayuda te hará sentir más relajada, desde cuidar 20 minutos al bebé, hasta prepararte algo de comer o llevarte a algún lado a pasear. 

3. Aprende a decir que no

No a las visitas, no a dejar que alguien cargue a tu bebé si no te sientes cómoda, no a bañarte si no quieres, no (gracias) a recomendaciones de crianza no requeridas, no a lavar los platos y mantener la casa impecable, puede esperar. Estás pasando una etapa emocional y físicamente demandante, el acto de decir que no es muy liberador, y es una forma de autocuidado que te será de mucha utilidad en todo aspecto de tu vida, incluyendo tu nueva maternidad.

4. No compres demasiadas cosas
Entiendo que se te caiga la baba al pensar en todas las cosas divinas que hay para bebés, pero la realidad es que lo que más necesita tu bebé es estar contigo. Si tu bebé se siente contenido, alimentado, limpio y lo suficientemente abrigado, es más que suficiente. No compres mucha ropa, viven en pijama o pañalero. ¿Cuna? ¿Carriola? Puede esperar, cuando son así de chiquitos nada se compara con los brazos de mamá. 

5. Ojo con el pediatra que eliges
Así como confiaste en tu ginecólogo durante tu embarazo, necesitas confiar y tener buena comunicación con tu pediatra. Asegúrate que puedas tener contacto fácil con él y su respuesta sea rápida, lo más seguro es que te surjan muchas dudas y él podrá resolverlas con confianza. 

6. Olvídate de “recuperar tu cuerpo”
Tu cuerpo no se fue a ningún lado. Ahí está, más fuerte y poderoso que nunca. Quiérelo, agradece todo lo que ha hecho por ti y tu bebé y sé gentil con su propio proceso. 
 

Publicidad

Karina Villarreal

Enero 23, 2023
Publicidad
Publicidad
Publicidad