Publicidad

Qué hacer cuando los bebés gritan, para evitar caer en desesperación

Toddler
Foto: IG @julimonsalveblog
Foto: IG @julimonsalveblog

Es hermoso escuchar a un bebé cuando empieza a balbucear, incluso cuando aprende a gritar solemos pensar que son los gritos más hermosos de esta vida y nos encanta que lo haga.

 

Pero cuando nuestro hijo lo hace todos los días y en cada momento, a la larga podemos caer en la desesperación o frustración, y nos preguntamos: ¿por qué grita tanto?, ¿acaso gritamos en casa y él está aprendiendo eso?

 

Y no precisamente es porque vea gritar, sino que es algo natural, es parte del desarrollo de su lenguaje. Aproximadamente a los tres meses, un bebé puede balbucear y combinar vocales y consonantes. 

 

En tanto, a los cinco meses ya copia algunos sonidos, gestos, risas y prueba diferentes tonos y volúmenes,  eligiendo los más altos como sus preferidos, sobre todo cuando está feliz, emocionado o enojado. 

 

Pero, ¿por qué los toddlers gritan casi todo el tiempo? Hay varias explicaciones según el contexto y la edad: 

 

Inicialmente les llama mucho la atención jugar con los sonidos que produce su voz y con la modulación.

 

Después, el grito ayuda a liberar frustración y enojo. Aquí es en donde esta conducta se puede modificar si nuestro manejo no es el correcto; es decir, si por buscar que el pequeño guarde silencio, empezamos a ceder a los deseos que convirtieron el grito de una forma de liberar a una forma de comunicar. 

 

¿Qué hacer para evitar la desesperación o frustración por los gritos de nuestro bebé?

 

1. Identificar la razón del grito
Si sabemos los motivos de sus gritos será más fácil cubrir sus necesidades, por ejemplo: si grita porque algo le molesta, o porque quiere algo o simplemente para jugar con nosotros.

 

2. Bajemos nuestro tono de voz
Si le hablamos suavemente y a un nivel bajo, él podría imitarnos y así aprender a modular la intensidad de su voz. En niños más grandes pedimos que imiten nuestra voz. 

 

3. Enseñemos a nombrar las cosas
Al señalar y decir el nombre de las cosas, aprenderá poco a poco a identificarlas y nombrarlas, en lugar de gritar. Recuerda que esto es parte del desarrollo de su lenguaje.

 

4. Esperar
A veces los gritos surgen por la frustración que le genera a los peques esperar; por lo que te sugerimos seguir moviéndote a velocidad normal, mientras le pones nombre en voz suave y tranquila  a lo que está sucediendo: “es difícil esperar, lo sé, tu leche va a estar lista en unos momentos”.

 

Tal vez estar escuchando gritos a cada rato puede ser desesperante, pero todo es parte del proceso de crecimiento de nuestro hijo, pensemos que esta etapa pasará. Lo importante es ayudarle a que aprenda a identificar sus emociones y sentimientos, pero sobre todo, a expresarlos.
 

Fuentes: Raising Children, Healthy Children

 

Consuelo Hernández

Vie, 12/18/2020 - 06:30
Publicidad
Publicidad
Publicidad