Los grandes cambios que llegan cuando tu bebé cumple 4 meses 

Primeros meses
Foto IG: justy_olive
Foto IG: justy_olive

Después de 3 hermosos meses, por fin sientes que te has acoplado perfecto a tu bebé, sus horarios de sueño te permiten dormir dos o tres horas seguidas y sientes que conoces perfectamente sus señales para comer, dormir o estar en brazos. 

 

Hasta que llegan los 4 meses y todo cambia, principalmente su forma de dormir. Tu bebé ahora despierta cada 20 minutos durante el día, sus siestas disminuyen, arrullarlo resulta más difícil y sus patrones de sueño están también descontrolados durante la noche. 

 

Justo a esta edad, el cerebro de tu bebé está experimentando uno de los más grandes hitos del desarrollo, por lo que los cambios no sólo se reflejarán en su forma de dormir, sino también en su vida diaria. 

 

Si bien el sueño será algo que te afectará un poquito más -porque de no dormir no te recuperas tan pronto-, también notarás que tu bebé ahora es mucho más sociable, sonreirá espontáneamente y lo hará más con personas especiales. 

 

A los 4 meses comienzan a desarrollar una forma de comunicarse mucho más clara, balbucean, copian sonidos y su llanto se vuelve más específico para comunicar enojo, hambre, dolor o cansancio. 

 

Ya es capaz de conocer a las personas que están a su alrededor y responder a los mimos que recibe, y las caras, ahora puede verlas claramente y disfrutar de ellas, incluso será capaz de reconocer a sus seres queridos a distancia. 

 

Ahora comenzará a jugar más, coordinar sus ojos y sus manos para alcanzar un objeto, seguirlo de un lado a otro con su mirada y sostenerlo en su mano por un rato mientras lo sacude. Comenzará a explorar las causas y efectos de las cosas, así como las texturas de los objetos. 

 

También notarás que su cabeza se sostiene con mayor firmeza, que presiona sus pies al sentir una superficie y se lleva las manos a su boca. También comenzarás a ver que cuando está acostado, intentará voltearse. 

 

¿Qué puedes hacer durante esta etapa?

 

En cuanto a la regresión del sueño, no se puede hacer mucho al respecto, es una cuestión cerebral que permanecerá, sin embargo puedes comenzar a hacer rutinas para que solito sepa cuándo es hora de dormir y tener mucha paciencia. Es importante también buscar que se acueste temprano ya que la mayoría de los bebés de esta edad tienen un reloj interno basado en cuando sale y se mete el sol. 

 

No todos los bebés duermen de corrido toda la noche y es normal que a esta edad aún se alimenten varias veces  en la madrugada. Respeta sus siestas durante el día, procurando que no pase más de 90 minutos despierto y que las siestas duren como mínimo 45 minutos ya que privarlo de ellas para que pueda dormir en la noche sólo le ocasionará que esté sobre cansado en la noche y despierte aún más. A esta edad recuerda que sueño llama a sueño. 

 

Prepara una esquina sensorial en casa para poder estimularlo, el tiempo de juego es importante en esta etapa para que pueda ir desarrollando más habilidades. Permítele pasar tiempo sobre su pancita y espalda, ofrécele juguetes y objetos para explorar que sean grandes y livianos. 

 

Poco a poco volverán a encontrar una rutina que les funcione a todos, pero mientras lo logran, date tiempo para conocer sus nuevas necesidades sin presiones. 

 

Fuente: CDC / Zero to Three Org / Información verificada por Karen Zaltzman, Pedagoga especializada en Crianza Consciente. 

Silvia Ruiz

Lun, 01/13/2020 - 19:24