Publicidad

¿A qué le tienen miedo los niños SEGÚN SU EDAD?

Preescolares
Foto: IG @amandapahls
Foto: IG @amandapahls

Monstruos debajo de la cama, la oscuridad o estar lejos de papá y mamá son algunos de los miedos que tienen en común los niños, pero esto es muy interesante, porque sus temores van cambiando de acuerdo a la edad en la que se encuentran.

 

Por ejemplo, mi hijo de 6 años no entra a su recámara hasta que enciende la luz y todavía duerme con su lámpara de noche porque no le gusta la oscuridad, siente que algo no está bien y a él le tranquiliza y le relaja tener ese destello para visualizar cualquier cosa o estar “preparado” para algo.

 

Y saben… es entendible. Hay que recordar que el miedo es una emoción natural (normal) de los seres humanos y que surge cuando sentimos algún tipo de peligro o  sirve simplemente para estar alerta ante cualquier circunstancia. 

 

Conforme crecemos, nuestros miedos van cambiando y lo podemos ver claramente cuando los niños pasan de ser toddlers a preescolares.

 

¿A qué le temen los niños de 1-3 años (toddlers)?


En esta etapa, los miedos surgen por la separación de alguno de los padres (ansiedad por separación), es decir, no se sienten seguros cuando están lejos de papá o mamá. Necesitan ver a alguno de los dos para estar tranquilos.

 

También pueden sentir miedo cuando se acercan a algún animal u objeto grande, ante ruidos fuertes como licuadoras o aspiradoras, situaciones inesperadas o sorprendentes. Empieza el miedo a la oscuridad o a permanecer solo en una habitación.

 

¿Y los de 3 años?
 

Los niños de estas edades ya son más independientes; a lo que le temen es a perder el control de las cosas o a lo desconocido. 

 

Además, continúa el miedo a la oscuridad y a dormir solos. Incluso, pueden despertar varias veces en la noche para pedir la compañía de alguno de sus padres.

 

Entre los 3 y 4 años, los miedos son más elaborados...

Como en esta etapa su imaginación está en su máxima expresión y no son capaces de diferenciar entre la realidad y la fantasía, surgen temores por los monstruos debajo de la cama, las figuras que se forman con la ropa y que se reflejan en las paredes o en los muebles como siluetas extrañas, el soplido fuerte del viento que puede escuchar a través de la ventana…

 

Lo ideal no es criticarlos ni obligarlos a superar sus miedos, porque ellos están totalmente convencidos que si lo pueden imaginar, es una realidad. Si nosotros nos burlamos o tomamos a la ligera sus miedos producto de su imaginación, a los ocasionados por su entorno o a las tormentas o animales grandes, sólo estamos fomentando su inseguridad.

 

Tampoco es de gran utilidad utilizar la razón para convencerlos de que sus miedos no pueden ser ciertos sino más bien utilizar la fantasía para tranquilizarlos y asegurarles que mamá y papá están ahí siempre para cuidarlos. 

 

Surgen las pesadillas. Puede continuar el miedo a la oscuridad y a las experiencias nuevas. Incluso, puedes identificarlo cuando no puede dormir la noche anterior a un examen, antes de entrar al kínder o previo a una presentación escolar.

 

Otro miedo que tienen es hacia lo que pasa cuando se lastiman (cuánta sangre sale, el tipo de herida o golpes de gravedad), se curará o se quedará así, si tienen que ir o no al hospital o si papá o mamá se curarán de su enfermedad. Aquí ayuda explicar con sencillez y claridad sus miedos y asegurar que de una u otra forma siempre vas a estar con ellos. 

 

También le temen a los fantasmas, brujas o personajes sobrenaturales que pueden escuchar en cuentos o ver en películas. Y no hay que dejar de lado el miedo a los insectos, a los fenómenos naturales, a las separaciones, a estar solos. 

 

En los mayores de seis años

Los miedos principales son las tareas, el resultado de los exámenes, el miedo a hacer amigos, al rechazo, a la vergüenza, a la muerte o a la apariencia física.

 

¿Cómo hablar de los miedos?


1-3 años 

  • Mantenernos cerca y asegurar que estamos ahí para cuidarlos.
  • Dejar que por exposición (ver perros de lejos o escuchar la licuadora) mientras poco a poco se van resolviendo sus miedos.

 

3-6 años 

  • Utiliza la etapa de desarrollo a tu favor: sprays anti monstruos, atrapa pesadillas, dibujar y romper miedos. 
  • Asegura que estás ahí para cuidarlos y valida sus miedos.
  • Cuida el contenido que ven en series y pantallas, recuerda que es una etapa muy sensible. 
  • Busca cuentos o invéntalos sobre peques enfrentando y superando miedos.


6 en adelante

  • Escuchar, validar y empatizar 
  • Buscar en conjunto estrategias para solucionar o enfrentar miedos y ponerlas por escrito. 
  • Evita hacer de menos, burlarte o ignorar los miedos. 

 

Algo que siempre debemos hacer es evitar la burla hacia los miedos de nuestros hijos. Al contrario, es una muy buena oportunidad para enseñarles a autorregularse, a ayudarles a entender y manejar sus emociones.

 

Hablemos de lo que les asusta, preguntemos sus razones, lo que sienten, lo que piensan y juntos nombremos y validemos la emoción. Lo importante es enseñarles que en familia se pueden solucionar las cosas, y que no están solos. También podemos usar algunas frases que le ayudarán a nuestros hijos a manejar sus miedos.

 

Revisado por Karen Zaltzman, pedagoga especialista en crianza.


Fuente: Kidshealth, Healthy Children y Childmind
 

 

Consuelo Hernández

Mié, 10/14/2020 - 12:49
Publicidad
Publicidad
Publicidad