Publicidad

Para los papás de hijos que aunque no son de su sangre, los cuidan como si fueran

Vida de papá
Foto IG: lu_mulloy
Foto IG: lu_mulloy

Siempre hablamos de lo valientes que son las mamás que comienzan una nueva relación después de una separación, pero esos hombres que se convierten en papás de la noche a la mañana, también merecen todo nuestro respeto.

 

Esos hombres que aceptaron tener una familia completa y amarla como si fuera propia. Que tomaron como suyas todas las responsabilidades que conlleva tener un hijo, aunque no sea de su sangre.

 

Ellos que se desvelan cuando hay enfermedades, ayudan en los deberes con los hijos, y que se meten hasta dónde pueden con la educación de sus hijos, gracias, por ser ese tercer guardián en la vida de los pequeños.

 

Se merecen todo el respeto, porque su dinero bien podría estar en otras cosas, pero está en forma de comida y techo para ese pequeño que día a día le roba el corazón.

 

Sus noches podrían ser de fiestas y reuniones con amigos, sin el peso en los hombros de la responsabilidad, pero son de películas y palomitas, o contando cuentos de aventuras. 

 

Sus vacaciones podrían ser en cualquier lugar, sin embargo deciden llevar al pequeño a conocer las tortugas y las lagunas bioluminiscentes porque es su sueño.

 

Podría estar 24 horas al día con la mujer que ama, pero sabe que hay alguien más importante que la necesita más tiempo, por eso explota el par de horas que tiene con ella cuando llega la noche.

 

Gracias por aceptar que les digan papá, aún cuando no lo son, por tomar ese rol sabiendo que es un privilegio y una tarea monumental. Por los besos de buenas noches y poder decir te amo.

 

Porque dan todo sin distinción a sus nuevos hijos, que tal vez no tengan su sangre, pero tienen su corazón.

Silvia Ruiz

June 13
Publicidad
Publicidad
Publicidad