Publicidad

Papá, crea un vínculo con tu hijo de acuerdo a su edad

Vida de papá
Foto: IG @fifo.dad
Foto: IG @fifo.dad

El vínculo entre mamá y bebé es algo natural, que parece que se da en automático, y cómo no lo va a ser, si el niño ha estado en contacto con ella durante nueve meses. Sin embargo, esto es diferente cuando se trata de papá,  ya que la conexión con él se tiene que construir paso a pasito… desde que nace.

 

¿Por qué? Básicamente, durante los primeros tres años de vida de tu hijo, el vínculo es biológico y no social, es decir, que tu peque busca a mamá y se siente seguro en sus brazos, porque sabe instintivamente que depende de ella para sobrevivir. 

 

Asimismo durante miles de años, los papás tuvieron un rol secundario en esta etapa por lo que el vínculo con papá se va construyendo poco a poco con su presencia constante. 

 

Por todo eso es normal que esté más apegado a mamá, y hasta llegue un momento en el que pienses que “no existes” o “que tu bebé te rechaza”.

 

Esto no quiere decir que el bebé sólo necesita estar con mamá o que te hagas a un lado, al contrario, significa que tienes ante ti un reto: este vínculo no es instintivo, por lo que como papá puedes poner todo de tu parte para empezar a construir una relación desde los primeros días y en cada etapa de su vida.

 

Lactantes (0-12 meses)

Para crear un vínculo con un bebé que está apegado a mamá y para el que papá está en segundo plano, debes brindarle lo que necesita: confianza y seguridad. Recuerda que está empezando a conocer el mundo y una forma de lograr estos objetivos es:

  • Tranquilizarlo cuando está llorando, ya sea al cargarlo, al arrullarlo o al cantarle. También puedes permitir que mamá lo tranquilice.
  • Mantén contacto físico a través de caricias; el bebé responde muy bien al contacto de piel a piel.
  • Mantén miradas expresivas con tu bebé.
  • Muéstrale objetos en movimiento que pueda seguir con la vista.
  • Haz muecas, sonrisas y todas esas expresiones faciales que sabes que podría imitarte.
  • Platica con él, no importa que no te responda, el simple hecho de escucharte te hará más cercano a él.
  • Participa activamente en su cuidado como cambiarle el pañal, bañarlo, etcétera.
  • Imita sus movimientos, balbuceos o vocalizaciones.
  • Utiliza un fular o un portabebé para cargarlo en tu pecho.
  • Deja que toque tu rostro para que identifique tus texturas y tus facciones.

 

Toddlers (1-3 años)

En esta etapa es importante construirlo como un ser social, empieza a darse cuenta de que puede ser independiente, por lo que el tiempo para crear un vínculo es muy importante, así que los momentos de juego y de risa son indispensables. Durante estos años, se da cuenta de que papá está y puede hacer mil cosas con él.

  • Jugar a las escondidillas, a las cosquillas o a los superhéroes le enseña al niño a identificar sus emociones.
  • Platicar mucho con él crea un vínculo de confianza, el cual servirá de base para cuando sea más grande.
  • Dedica tiempo de calidad, es decir, convive con él sin distracciones, esto es muy valioso para él, ya que le estás demostrando lo importante que es para ti y lo mucho que disfrutas estar con él.
  • Vayan de paseo al parque y corran juntos, súbete a los juegos y enséñale cómo interactuar con los demás.
  • Lee un cuento antes de dormir; elige historias que le ayuden en su día a día, a despejar dudas.
  • Deja que tu hijo elija la actividad y marque el ritmo de ésta. Este tiempo de juego donde el niño es el líder es una experiencia poderosa, en la que ganará confianza y amor.
  • Juega con títeres y marionetas, las pueden crear ustedes mismos. La idea es que conozca el juego de roles a través de estos muñecos y que aprenda a reflejar situaciones que vive diariamente.
  • Echen a volar su imaginación con masitas de colores, creen figuras o simplemente amasarla le ayudará a mejorar su motricidad fina, en lo que estrechan su vínculo.

 

Recuerda que el vínculo no se puede forzar por lo que enojarte o buscar que el peque se sienta mal cuando te rechaza, sólo va a agravar la situación de rechazo. Mejor espera a que esté contento y relajado para jugar juntos. 

 

Después de los 3 años

A esta edad los niños necesitan una guía emocional, y deben entender que ya sean niños o niñas, pueden llorar o mostrarse vulnerables, es decir, es muy válido mostrar sus emociones y expresarlas.

  • Busca actividades que sean sólo de ustedes como la plática matutina camino a la escuela, construir castillos con bloques o las peleas de superhéroes de todas las tardes.
  • Puedes crear un laberinto de almohadas por toda la sala y pedirle que se meta entre los túneles y que brinque los obstáculos que se encuentre en su camino.
  • Mantén una escucha activa, ya que a esta edad es cuando necesitan ser escuchados con oídos y ojos. Necesitan tu atención al 100% porque para ellos todo es importante.
  • Muestra interés por lo que le interesa, participa en dar ideas y ayúdale a encontrar soluciones.

 

Habrá momentos en los que rechazará tu compañía, pero lo importante es que no te lo tomes personal, recuerda que no puedes forzar a nadie a vincularse contigo. 

 

La solución: busca algo interesante, ponte a jugar con algo que llame su atención e ignóralo, notarás que él solito se acercará, sin presiones ni chantajes.

 

¿Por qué es importante el vínculo con los padres?

La relación estrecha que se forma entre padres e hijos es necesaria porque favorece la sensación de seguridad, le ayuda a los niños a formar una buena autoestima y a ti, a volverte más receptivo a las necesidades de tu hijo, en cualquier etapa.

 

Además, son capaces de desarrollar relaciones sociales positivas, mantienen un equilibrio emocional, disfrutan estar con los demás y aprenden a expresar sus emociones.

 

Por esta razón no debe ser algo que tenga que forzarse, al contrario, tiene que surgir como natural, como respuesta a todos los esfuerzos cotidianos diarios. 

 

Fuente: Kidshealth

Naran Xadul

Mié, 02/05/2020 - 10:41
Publicidad
Publicidad
Publicidad