Publicidad

Cuando descubrí que regresar a trabajar me hizo una mejor mamá

Vida de mamá
Foto: IG @quinn.and.theo
Foto: IG @quinn.and.theo

Para ser una mamá feliz, decidí ser una mujer feliz.
Hoy en día vivimos entre estereotipos que no terminan por lograr liberar completamente la presión hacia el género femenino. 


​Si tienes hijos debes cuidarlos hasta que estén en edad de ir a la escuela, ocuparte de ellos antes que de ti, porque si no, está mal visto, o ¿para qué los tuviste?, o les harás falta. 
 

En una familia de 3 donde el amor es lo que nos despierta día con día,
mamá entendió entre platos sucios, cocina complicada y pisos sucios, que no quería ser ama de casa,
sino que quería trabajar como lo había hecho cuando era soltera,
Y en un grito de desesperación al sentirme estresada e incompleta estando todo el día en casa llegó la oportunidad de obtener un trabajo.
 
Razones como poder comprarle cosas a mi hija sin pedir, o sorprender a mi esposo o costear unas vacaciones familiares, fueron más grandes que la necedad de quedarme en casa a hacer algo que no me hacía sentir bien.
 
Así transcurrió el día 1 en la guardería cuando llevé a mi bebé 8 meses para convertirme en la peor bruja del mundo por dejar sola a mi bebé en un lugar con más niños, juegos, estimulación temprana y diversión.


Recuerdo que pasé todo el día preocupada por cómo sería el día escolar de mi bebé, llame 4 o 5 veces al colegio para asegurarme que todo estaba bien.
 
Ahora, cada que voy por ella pasa lo siguiente:


1. Llego con la mente despejada y me concentro especialmente en disfrutar el tiempo con ella. En escuchar sus historias, platicar de su día, armar un plan para ese o algún otro día, consentirnos un poco.

2. Subo a mi coche a una niña feliz que jugó con niños de su edad todo el día, que aprendió cosas nuevas y que me platica de sus amiguitos con mucho entusiasmo.

3. Me dedico completamente a ella, no a limpiar, no a acomodar o a buscar cosas en la computadora, me reinvento con nuestros momentos.

4. Me doy permiso de ser una mala mamá y comprarle un chocolate o un helado camino a casa para amenizar nuestro ratito.

5. Me siento completamente plena al tener un trabajo que me hace distraerme, entregarme y me da a cambio un beneficio económico que me ha permitido costera vacaciones, regalarle cosas a mi esposo, comprar mis cosas y consentir a mi hija.

6. Valorar mi tiempo y el de mi familia, no hay nada más valioso para mí que mi tiempo yo decido en que ocuparlo y me conflictúa hacer planes en donde mi familia no esté presente.
 
Nunca podría decir que a TODAS las mujeres les hace feliz trabajar siendo mamás.
Todas las mamás somos diferentes y nos hacen felices distintas actividades.
El secreto de ser feliz está en disfrutar lo que haces y en sentirte plena en cada uno de los papeles de tu vida, como mamá, esposa, mujer.
 
Si eres feliz en donde estas, sonríe y si no lo eres busca tu camino, los niños felices crecen en familias felices, con mamás felices.

Por María Padilla 
para Naran Xadul

NaranXadul

Mar, 02/06/2018 - 15:27
Publicidad
Publicidad
Publicidad