Publicidad

¿Por qué tu bebé se mueve más por la noche?

Embarazo
Foto: IG @Lu_mulloy
Foto: IG @Lu_mulloy

Es hermoso sentir las pataditas o movimientos del bebé durante el embarazo, no sólo por la conexión que estamos desarrollando, sino también porque nos ayuda a tranquilizarnos al pensar que todo está bien, que está desarrollándose y que podemos comunicarnos con él de esta manera.

 

Normalmente, podemos percibir estos movimientos entre las semanas 18 y 25, pero conforme avanza el embarazo, notamos que la actividad aumenta aún más durante las noches, justo antes de dormir. ¡¿Por qué?! ¿No se supone que debe descansar también al no haber ruidos alrededor?

 

En realidad, es normal que los bebés sean más activos por la noche dentro del útero. La Asociación Americana de Embarazo explica que los momentos de mayor actividad son después de comer, de realizar alguna actividad física y entre las 9 de la noche y la 1 de la madrugada.

 

Una de las razones de los movimientos nocturnos es que tus niveles de azúcar en la sangre empiezan a disminuir.

 

Por su parte, un estudio realizado por la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda indica que las mujeres embarazadas son más propensas a percibir los movimientos cuando están sentadas, acostadas o en silencio.

 

Es decir, cuando terminan sus actividades, es normal que pongan más atención a los movimientos del bebé que está en su vientre, desde las pataditas hasta el hipo.

 

¿Qué hacer cuando el bebé está de “fiesta” dentro de tu vientre?

 

Los movimientos son un indicador de que todo va viento en popa, debido a que conforme avanza el embarazo, las futuras mamás aprenden los ciclos de dormir y despertar de su bebé y los momentos en que es más activo.

 

Toda esta información no sólo ayuda a que como mamá mantengas la tranquilidad sino que también es útil para el bienestar del bebé, por eso, ante cualquier cambio es importante consultarlo con el médico.

 

Así que si tu bebé está activo por la noche, puedes intentar relajarte, encontrar una posición cómoda para descansar y aprovechar esos movimientos para estrechar el vínculo con tu peque.

 

Fuente: Universidad de Auckland en Nueva Zelanda y American Pregnancy Association

 

Consuelo Hernández

June 13
Publicidad
Publicidad
Publicidad