Publicidad

El sol y el erizo

Cuentos
Foto: Naran Xadul
Foto: Naran Xadul

Hace muchísimos años, el Sol decidió casarse e invitó a todos los animales de la Tierra a celebrarlo. Realmente, era una ocasión fabulosa que había que festejar. El erizo, al conocer la noticia, se escondió en un agujero porque a él no le apetecía acudir a la boda.

 

Dibujo: Sol viendo desde arriba a todos los animales de la Tierra.

 

El Sol decidió ir a su casa personalmente para invitarlo, pero, por más que lo buscó, no pudo encontrarlo. Entonces, para asegurarse de que no faltara a la celebración, les pidió a sus vecinos que le comunicaran el mensaje. Los vecinos encontraron sin problemas al erizo una vez que el Sol se hubo ido y le transmitieron su mensaje: no debía faltar a la boda del Sol.

Aunque el erizo intentó inventar toda clase de excusas para no asistir, era imposible decirle “no” al Sol, así que se reunió con el resto de los animales y fue a la celebración. Todos iban entusiasmados, menos el erizo, que no dijo ni una palabra durante todo el camino.

Una vez en el palacio del Sol, los invitados se sentaron a comer y a beber, encantados con el festejo. Pero, el erizo prefirió irse a un rincón a roer una piedra que había traído consigo. Pasado un rato, se abrieron las puertas principales y una gran ola de luz y de calor invadió la sala. Era el Sol que, emocionado, invitó a todo el mundo a bailar y a divertirse por todo lo alto. Y el erizo siguió en su rincón, royendo la piedra. --¿Qué haces, erizo? –preguntó el Sol--. ¡Deja esa piedra y disfruta de la fiesta! ¡Pronto será mi boda y quiero que todo el mundo esté contento! –No puedo. Estoy muy preocupado porque pienso que si, hasta el momento, eres el único Sol y ya hace bastante calor sobre la Tierra, ¿qué sucederá cuando tengas hijos soles?

Las plantas se secarán, la tierra se convertirá en un desierto… Y será mejor que nosotros, los animales, nos vayamos acostumbrando a comer piedras, para que cuando sobre la Tierra no quede nada más, éstas no nos sepan tan mal. El Sol se quedó muy pensativo. Salió de la gran sala de su palacio y, sentado en su trono, se quedó meditando sobre lo que había dicho el erizo. Después de algunas horas, regresó con aire apesadumbrado: --Amigos, mucho me temo que tendrán que volver a casa. He decidido, por el bien de todos, no casarme. Su amigo erizo tiene razón: no puede haber sobre la tierra más que un sol; si yo llegara a tener hijos soles, todos los animales y las plantas morirían de calor.

Los animales, al verse inesperadamente, privados de su fiesta, se enfurecieron y abalanzaron sobre el erizo, quien, por suerte, alcanzó a ocultarse a tiempo. Los animales se cansaron de esperar a que saliera de su escondite y se fueron cada uno a su lugar de origen. Mucho tiempo después, el erizo asomó un ojo, luego una pata, y al ver que ya no había nadie amenazándole, salió al fin.

En aquel tiempo, el erizo no tenía púas, pero el So., agradecido, se las regaló para que pudiera protegerse. Así, podría caminar en adelante tranquilo sobre la Tierra. Desde entonces, el erizo puede convertirse en una bola de espinas y no teme la furia de ningún otro animal.

 

Por: Silvia Dubovoy

Raquel Mendoza

Mar, 12/11/2018 - 22:56
Publicidad
Publicidad
Publicidad