Publicidad

Hábitos que puedes hacer todos los días para formar niños amables

Criando con consciencia
Foto IG: chasingthesummerfields
Foto IG: chasingthesummerfields

Los hábitos son fundamentales para los niños, pues es gracias a las rutinas que podemos inculcar en ellos los valores que para nosotros, como familia, son los más importantes. 

 

Desde compartir con sus hermanos, ser responsables con sus juguetes o lavarse los dientes, las rutinas y lo que les repetimos todos los días, día tras día, serán la pauta para la persona en la que se convertirán el día de mañana. 

 

¿Serán niños y adultos responsables, amables y generosos? ¿Sabrán trabajar en equipo? ¿Podrán ayudar a otra persona? ¿Darán el primer paso para buscar justicia o alzar la voz ante una situación? Yo espero que sí. 

 

El mundo necesita más personas amables, que busquen un bien común, que puedan preocuparse por su entorno, y desde hoy puedes empezar en casa a formar hábitos para criar niños con un sentido de compasión y amabilidad. 

 

No es necesario hacer excursiones a casas hogar, ni hacer trabajos de voluntariado cada semana para que tus hijos crezcan con esta chispa de ayudar al otro. 


 

  1. Haz espacio en las mañana para tener un momento tranquilo 

 

Hay miles de beneficios en hacer actividades mindfulness, de acuerdo con Scientific American, la mayoría de los estudios que se han hecho al respecto, coinciden en que dedicar una actividad tranquila y de atención plena provee una sensación de bienestar. 

 

Y tal vez digas, ¿esto cómo ayuda a tener hijos más amables? Pues cuando el mundo se siente menos hostil, y construyes momentos de conexión familiar, ayudas a que tus hijos comiencen su día de la mejor manera y sin estrés. 

 

Si ya están en edad de meditar, háganlo juntos por 10 minutos, también puedes despertarlos en las mañanas con besos y acurrucos y quedarte un rato en su cama, haciendo nada disfrutando el tiempo juntos. Salgan antes de casa para disfrutar los trayectos con calma, o al desayunar, den gracias por los alimentos, respiren profundo y decreten que tendrán un gran día. 

 

Karen, pedagoga de Nara Xadul nos platica, “todos los días cuando se despierta mi hija de 3 años nos acurrucamos un rato en su cama y jugamos a que es mi gatito bebé, así empieza el día contenta y conectada conmigo”.

 

  1. Cuida tus palabras y refuerza los mensajes que quieres darles 

 

La forma en que les hablamos a nuestros hijos determina la forma en la que se comprenden a sí mismos, y en cómo se presentarán ante el mundo. 

 

Se ha demostrado que enseñar a un niño a hablar y pensar positivamente sobre sí mismo, mejora su auto compasión y sus relaciones sociales de manera positiva. 

 

Silvia, editora en Naran Xadul trata de decirle a su hijita un par de veces al día frases como: 

 

“Gracias por ayudarme, me encanta que lo hagas”. 

“Eres una niña muy amable”.

“Tienes un corazón enorme por cómo cuidas a tu papá”.

 “Amo que seas tan curiosa”.

 

Algunas otras frases que puedes tú usar con tus peques son: 

“Ser amable es algo muy valiente”. 

“Tu amabilidad hace una diferencia”. 

“He notado que tratas a tus amigos con respeto y compasión”. 

“Cuéntame más, eso está muy interesante”. 

“Al arreglar nuestros problemas también aprendemos”. 

“Todo se puede arreglar, vamos a intentarlo de nuevo”. 

“Siempre tienes buenas soluciones, ¿qué crees que podamos hacer con esto?”

“Noto como te esfuerzas por hacer las cosas, te veo”. 


 

  1. Crea en casa una “cultura de cuidado”

Busca enfatizar continuamente la mirada de toda la familia en cómo se pueden ayudar unos a otros sin limitar esta responsabilidad a los adultos. Invita a tus peques a llevar un pañuelo a papá enfermo, darle un oso de peluche para abrazar a un hermano o amigo o dibujar algo lindo para una tía enferma.  

 

Ilana, líder comercial, nos cuenta “he buscado invitar a mi hijo a que cuando sabe que algún compañero está enfermo le llame por teléfono a preguntar cómo se siente y a ofrecer ayudar con lo que se haya perdido en el día de clases”.


 

Pero sobre todo, enseña con tu ejemplo, los niños aprenden más de lo que ven en casa, en cómo los tratas a ellos y a las otras personas.

 

Silvia Ruiz

Dom, 01/24/2021 - 17:49
Publicidad
Publicidad
Publicidad