Publicidad

4 mejores formas de criar niños con inteligencia social

Criando con consciencia
Foto: IG @amandapahls
Foto: IG @amandapahls

Desde que nacen, los bebés observan, imitan y “graban” en su memoria todo lo que hacen sus padres: los gestos, las actitudes y el comportamiento. Sin embargo, ponen una atención especial cuando se trata de crear lazos y comunicarse con los demás.

 

Sí, esos lazos que perfeccionan conforme van creciendo y que utilizan al iniciar conversaciones, al hacer amigos o al manejar cualquier tipo de situación (negativa o positiva). Es decir, desarrollan una inteligencia social que les será muy útil TODA su vida.

 

Es muy importante enseñarla a los hijos de forma efectiva debido a que está vinculada con el éxito laboral, la independencia y el bienestar emocional. Quienes desarrollan la inteligencia social tienen una mayor habilidad para observar y una mejor resolución de conflictos.

 

Pero, ¿cómo se pueden criar niños con inteligencia emocional? En primer lugar, los papás deben estar conscientes de la forma en que sus acciones impactan a los pequeños.

 

En segundo lugar, sólo se necesita poner en práctica los siguientes consejos de Magda Gerber, educadora y especialista en disciplina respetuosa, para construir una base sólida para la inteligencia social en niños pequeños:

 

Iniciar una conversación de “ida y vuelta” desde que nace el bebé”

El simple hecho de conversar con él, así como mostrar interés en sus gestos y sonidos guturales lo hará sentir parte de algo. Además, no hay que olvidar hablarle de forma respetuosa, para enseñarle el lenguaje que se quiere que hable.

 

Ser un buen ejemplo o guía

Es decir, es necesario mostrarle lo que es una comunicación honesta, directa, abierta y educada. Es básico enseñarle a admitir errores, a convertirse en un buen oyente y a resolver desacuerdos de forma diplomática.

 

Enseñar a identificar y expresar emociones y sentimientos

Cuando los padres expresan cómo se sienten y le explican de qué se trata ese sentimiento, los pequeños entenderán y será más fácil para ellos comunicarse.

 

Evitar los chantajes o la disciplina de castigos y recompensas

Estas técnicas no fomentan la inteligencia social, al contrario, evitan la confrontación, alientan la manipulación y se impide que los pequeños sean directos, respetuosos y gentiles.

 

 

Lo mejor que se puede hacer para tener una buena inteligencia social es PRACTICAR.

Sí, deja que tu hijo se exprese e interactúe con quienes se encuentren a su alrededor y que solucione por él mismo los conflictos que se le presenten, incluso siendo bebé.

Naran Xadul

Semptiembre 19
Publicidad
Publicidad
Publicidad