Cómo construir un vínculo fuerte desde que son recién nacidos

Cómo construir un vínculo fuerte desde que son recién nacidos

Recién nacido
Foto: IG @malintrane
Foto: IG @malintrane

Desde los primeros meses de vida, un bebé aprende a relacionarse con los demás y a manejar sus emociones. La relación que tenga contigo y sus cuidadores, su interacción con el mundo y las respuestas que obtenga, moldearán la persona que será.

 

Al apoyar el desarrollo emocional de un niño, le ayudamos a identificar, comprender y manejar sus emociones. Le ayudamos a relacionarse con otras personas y a formar relaciones. También, le ayudamos a sentirse seguro, a confiar en él y en el mundo.

 

Algunas actividades según la edad de tu niño son:

 

0 a 6 meses:

  • Relaciónate con él. Muéstrale tu amor y cariño incondicional: abrázalo, cárgalo y  habla con él. Míralo a los ojos mientras lo bañas o le cambias el pañal.  Te necesita cerca. Tu bebé se pondrá feliz cuando vea tu cara o escuche tu voz.
  • Cuando respondes a sus necesidades, por ejemplo, a su llanto y a sus gestos, tu bebé se sentirá seguro y se comenzará a relacionar contigo. Poco a poco, podrá calmarse por sí solo, pero primero necesita que tú lo hagas sentir seguro y acompañado.
  • Tu bebé comenzará a sonreír intencionalmente, y por ejemplo, a llorar cuando se siente ignorado. Imitará tus gestos y buscará tu mirada. Sé muy expresiva, haz distintos gestos y háblale con distintos tonos de voz. Él se divertirá mucho.
  • Juega con él. Tu bebé se sentirá feliz el tiempo que esté contigo. Puedes contarle cuentos, cantarle y llevarlo de paseo.

 

6 a 12 meses:

  • ¡Tu bebé disfrutará ver su reflejo en el espejo! Le ayudará a reconocerse a él mismo y a los demás.
  • En esta etapa, comenzará a reconocer su nombre. Habla con él y llámalo por su nombre. Verás que comenzará a voltear cuando escuche su nombre.
  • Comenzará a reconocer a personas cercanas y a desconocidos. Comenzará a interactuar con otras personas y mostrará interés en ellas, aunque se pondrá nervioso con desconocidos. Al conocer a alguien más o al jugar con alguien más, tu bebé te necesita cerca para sentir confianza.
  • Platica con él y ayúdale a comprender lo que sucede a su alrededor. Señala lo que ves y nombra a  las personas que están cerca. Nombra las partes de su cuerpo.
  • Cuéntale chistes y hazlo reír. Cántale canciones y cuéntale cuentos. Las rimas también son muy divertidas.
  • Ayúdale a manejar sus emociones. Acompáñalo mientras ríe y mientras llora. Vive el momento con él, no trates de apresurarlo. Comprende su temperamento: dale tiempo de socialización y tiempo para él solo. Adapta su rutina a sus necesidades y temperamento.

 

12 a 18 meses:

  • Canten canciones y lean cuentos.
  • Realicen actividades en las que tu niño se ría y exprese sus emociones. Los peluches o títeres pueden ayudar a nombrar emociones.
  • Déjalo explorar y comenzar a independizarse. Puede realizar tareas y actividades más complejas. Por ejemplo, deja que elija su ropa o lo que quiere comer.
  • La rutina y los límites son muy importantes. Comenzará a seguir instrucciones. Por este intento de independencia y de respetar los limites, los berrinches son frecuentes.
  • Permítele interactuar con otros adultos y niños. Trata de ofrecerle diferentes experiencias con otras personas. Vayan al parque, a un museo, de compras, etc. Al estar interactuando con otras personas, él comenzará a socializar.

 

18 a 24 meses:

  • Tu niño comprende mejor. Siente emociones más complejas. Por ejemplo, miedo, pena y culpa.  Ayúdale a identificar y expresar sus emociones. Pregúntale: ¿Estás triste o feliz? O ¿Sientes miedo? Habla con él a su nivel, siéntate en el piso mientras hablan. Ayúdale a poner en palabras lo que siente.
  • Deja que juegue con otros niños. Al jugar con otros niños, ya sean de su edad, menores o mayores, él comenzará a relacionarse y pasará un rato muy divertido.
  • ¡Tu niño comenzará a imitarte y participar en juegos más complejos! Por ejemplo, comenzará a jugar a la “casita” o a ser mamá o papá. El juego simbólico le ayuda a desarrollar habilidades sociales y a ser empático.
  • Juega con él y enséñale a tomar turnos. Por ejemplo, turnos para patear una pelota. Enséñale a seguir instrucciones y a jugar de manera segura.
  • Bailen y escuchen música. Lo importante es tener momentos de diversión.

 

Recuerda: Los niños aprenden de tu ejemplo. Maneja tus emociones, identifícalas y sé considerado de los sentimientos de los demás.  Se empático, muéstrale tu cariño y sé tolerante. Así, tu niño aprenderá viéndote a ti.

 

Fuente: Early Childhood Mental Health

Sara Bromberg
Última actualización: Lun, 05/28/2018 - 09:04