Los terribles 2 años: El manual de supervivencia

Los terribles 2 años: El manual de supervivencia

Vida de mamá
Foto: IG @burtsbrisplease
Foto: IG @burtsbrisplease

Berrinches incontrolables de 40 minutos? ¿Su palabra preferida se volvió “No”?, problemas para que se meta a bañar, problemas para que se salga de bañar. Berrinche porque le cortaste la comida en pedazos muy chiquitos, berrinche porque los pedazos están muy grandes. En cuestión de unos meses tu dócil bebé se convirtió en mini adolescente esquizofrénico desafiante y enojón.
Antes de que comiences a pensar que quizás tendrás que internar a tu bebé en un manicomio, debes saber que esta etapa es súper normal en el desarrollo de un niño.
 
–Bienvenidos a los caóticos y estruendosos terribles dos. Les prometo que  todos saldremos con vida de ésta.

 Entendamos los terribles dos
Pueden comenzar antes (alrededor de los 18 meses) y extenderse hasta los 4 años.
Es un periodo normal diseñado para que el niño comience a explorar y a entender el mundo y a medir sus fuerzas y sus capacidades.
Para poder explorar se necesita de completa libertad y autonomía por lo que cuando como papás, le ponemos una resistencia natural que le implique perder esa autonomía, como tener que cambiarse el pañal, dar la mano al caminar o estar amarrado en una sillita, el niño se enoja y  al no tener habilidades para autorregularse, explota.

Esta etapa se caracteriza porque el bebé está más caprichoso, egocéntrico, tiene berrinches excesivos, se enoja con facilidad y llora para conseguir sus objetivos.

Es una fase pasajera pero puede ser desesperante y agotadora para los papás, pero hay varias recomendaciones para hacer que los dos años sean menos terribles:

¿Cómo manejar a estos pequeños científicos?

1.   Dale oportunidades para que siente en control.
En vez de hacerlo sentir obligado, permítele tomar decisiones. Al darle dos opciones el niño sentirá que tiene algo de control y lo hará volverse más manejable . Ej. "Te puedes salir de la tina con la toalla verde o la azul. tú escoges."

2.    Créale rutina predecibles que lo hagan sentir que el mundo es un lugar no tan incierto
Si las rutinas se las compartes a través de secuencias de fotos o dibujitos en una cartulina comprenderá mejor qué sigue después de  qué  y habrá menos resistencia de pasar de una cosa a otra.

3.   Evita reacciones fuertes.
Al llamarle la atención, mantén tu voz firme y clara pero sin gritos o exageraciones, porque cuando estos pequeños científicos generan reacciones fuertes, van a buscar repetirlas una y otra vez.

4.  Utiliza el gusto por la imitación a tu favor.
Pídele que te ayude a limpiarse mientras lo cambias de pañal o  que le lave los dientes a papá mientras tú se los lavas a él.

5.  El humor es la mejor herramienta.
Son complicados, pero sin duda son adorables y ocurrentes. Con buen humor, risas y entusiasmo es mucho más fácil  obtener su cooperación.

Comienzos Conscientes de Karen Zaltzman  para Naran Xadul

webmaster
Última actualización: Mié, 02/07/2018 - 11:26