Un niño feliz necesita límites claros

Un niño feliz necesita límites claros

Crianza consciente
Foto: IG @ivonnebvega
Foto: IG @ivonnebvega

Un niño necesita de límites para crecer. Desde que son muy pequeños los padres debemos guiarlos y ponerle límites, para que aprendan realmente cómo funcionan las cosas a su alrededor y, sobre todo, a estrechar vínculos.


Sí, aunque muchas veces veamos los límites como algo estricto o desmesurado, son necesarios para CONSTRUIR vínculos y fomentar el apego con nuestros seres queridos. También ayudan a que los pequeños:

 

  • Adquieran sensaciones de seguridad y protección
  • Aprendan lo que se debe o no hacer en ciertas circunstancias
  • Tengan una mejor convivencia y respeten a sus semejantes y a ellos mismos
  • Desarrollen tolerancia a la frustración

 

Sigue estos consejos para establecer los límites

  1. Es un hecho que no le agradarán a los niños y es normal, por eso es importante ser empáticos con ellos, es decir, debemos acompañarlos cuando surge la frustración; esta es una parte importante para fomentar los vínculos.
  2. Los límites que se deben enseñar a niños pequeños son aquellos que les permiten mantenerse seguros a ellos mismos, a las personas y a las cosas que los rodean. A partir de los tres años es cuando se establecen las normas sociales, las cuales facilitan la convivencia con los demás (saludar, comer con cubiertos, etcétera).
  3. Aclara que sí y que no se puede hacer, así como las consecuencias de cada caso (buenas o malas).


¿Por qué es importante establecer límites a toda la familia?


No sólo se deben establecer límites para los más pequeños de la casa, sino también para nosotros. Nunca hay que olvidar que los niños aprenden con el ejemplo; si como padres respetamos los límites y las normas que establecemos, seguramente a ellos les será más fácil aceptarlos y ponerlos en práctica.


Por eso, al momento de establecer límites se debe cuidar que sean realistas (de acuerdo a edad, habilidades y maduración), claros, consistentes y coherentes. De lo contrario solo causarán confusión y no se obtendrán los resultados deseados, lo cual puede generar sentimientos de frustración tanto en niños como en adultos.


Así que para construir un vínculo a través de los límites siempre es necesario explicar el porqué o la razón por la que se establecen, así como cuidar que los pequeños logren identificar las consecuencias buenas (en caso de cumplir), y las malas (cuando no se cumplen) de sus acciones.

La mejor forma de establecerlos es fomentando el respeto y el amor por cada una de las personas que tenemos cerca de nosotros. Por ejemplo, podemos poner como límite no gritar en casa, se debe platicar sobre lo que nos molesta.
De esta forma no sólo establecemos límites, sino que fomentamos el respeto, el compromiso y el amor.
 

Consuelo Hernandez
Última actualización: Jue, 06/07/2018 - 08:33